Un Intento Hacia la Orientación: An Attempt at Orientation

Castellano:

Estas últimas semanas han sido de las más desorientates de mi vida y eso que tuvimos que venir con una semana de anticipación para la orientación.

Recuerdo como fue mi descenso del avión aquí en Madrid. Fue una experiencia tanto inolvidable como abrumadora. Primero me bajé del avión a un aeropuerto muy típico, pasé aduana sin problema: solo le dije al de migración que venía para estudiar y luego recogí mis maletas y pelé gallo. Venía con una maletota, otra maleta más chiquita y mi mochila atascada de cosas. 

La ultima foto antes de salir de México. The last picture before leaving Mexico.

Mi primer reto fue encontrar de donde salía el metro del aeropuerto. Después de preguntarle a un montón de gente local, que ninguno ayudo mucho, llegué con un guardia del aeropuerto que me guió hacia la parada del metro. Después de lidiar con la maquina de boletos de metro por fin me subí.

Luego empezaron la miradas. Toda la gente se me quedaba viendo porque iba bien cargado e iba en el metro. A mí me había contado una tía que viaja muy a menudo a Madrid que el metro era muy seguro y que no tenía nada que ver con el de la Ciudad de México. Por afuera yo me quería ver lo más calmado y tranquilo que pudiera, pero por dentro me estaba mordiendo la uñas. Cada vez que se me quedaba viendo cualquier persona apretaba un poco más mis maletas. No quería que me fueran a robar en mi primer día en Madrid. Mi temor nacía de ver este nuevo mundo a través de tinieblas; no tenía ni la menor idea de donde estaba parado y mucho menos de como era le gente aquí en Madrid. Esa incertidumbre que el ser humano a veces vive puede ser de lo más atormentador. En muchas maneras estaba como cuando un venado se atraviesa la carretera y no sabe que hacer antes de ser arrollado por un coche. Estaba de rodillas ante el mundo, completamente en sus manos.

Ese sentimiento de incertidumbre y miedo lo vive cualquier persona que esta en un país que no conoce. Pero esto lo saben muy bien los organizadores de IES. Así es que eso fue lo primero que repasamos cuando tuvimos la orientación del programa. Repasamos las normas culturales en España y como se comparan a las de los EEUU. También tuvimos una charla con la embajada Estadounidense y vaya que sí aprendí muchas cosas. Pero es que no hay número de explicaciones y recomendaciones que te preparan para Madrid. Nadie te prepara para la hermosura de las calles estrechas, el Palacio Real, Las Ventas, las catedrales y toda otra divinidad de esta ciudad.

¡Nevó en Madrid por primera vez desde el 2011!

Otra cosa para la cual no te preparan en la orientación es para le gente española. Hay que decirlo como es: la gente española es la más acogedora de europa, pero no tiene nada que ver con lo que somos los latinos. Yo recuerdo que muchos compañeros americanos me contaban que los españoles eran muy buena gente y esto es cierto desde un punto de vista. Pero la tortilla siempre tiene dos lados. Cuando hablé con mi primo Irwin, me dió un punto de vista mexicano; me dijo que eran secos, que sí te ayudaban si les preguntas pero igual hasta allí. Ahora que ya llevo tiempo aquí y lo estoy viviendo en carne propia les doy mi punto de vista. Los españoles no se esmeran en platicar y desenvolverse tanto como los latinos, pero todo esto no significa que sean payasos, sino que lo llevan empreñado en su cultura. Si no lo sabían, España tuvo un guerra civil justo antes de el comienzo de la segunda guerra mundial. En esta guerra pelearon el partido Nacionalista de Francisco Franco junto con Mussolini y Hitler contra los comunistas, anarquistas, socialistas y la Unión Soviética. Fue una guerra muy sangrienta que duro casi tres años. El resultado fue que España quedó con un dictador encargado del país desde 1939 hasta 1975 al morir Franco. Las consecuencias de esa dictadura permanecen hasta hoy en la manera en que se trata la gente y en muchos aspectos de la vida cotidiana. Un régimen totalitario como el de Franco marca y evoluciona a cualquier país. La gente es reflejo de su país y vice-versa. La verdad es que la gente aún esta sacudida y aún siente los efectos de esa dictadura tan pesada para el pueblo. Éste es el hecho que yo creo que más ha transformado a la gente contemporánea de este país tan bello. En cuanto a la percepción que tenemos los latinos de España y su gente, sea buena o mala, siempre hay que recordar que muchas de nuestras costumbres, manías y, más que nada, nuestra lengua proviene de España. Por lo tanto estamos más que enlazados, aunque a algunos no les gusten los españoles. 

Bueno, ya para no hacer esta publicación tan larga solo los dejo con esta anécdota. Cuando llegué a mi nueva casa de los siguientes meses, no tenía ni idea de donde estábamos situados en la ciudad. Pero al final de cuentas, después de tirar rostro por la calles, ya varias veces me fui dando cuenta que era un barrio muy bueno en donde vive mucha gente ya mayor. Entonces le pregunté a mi Señora con la que estoy viviendo que qué había para hacer por nuestros rumbos. Me dijo varias cosas pero lo que me quedó plasmado fue que vivimos a cinco minutos de Las Ventas. ¡A cinco minutos de Las Ventas! A cinco minutos de la plaza de toros más famosa del mundo, que además de ser la más famosa, es de las más bellas. Es una plaza que combina tanto influencias arquitectónicas Españolas como influencias Musulmanas . Yo la tenía que ver con mis propios ojos y les juro que fue más bella de lo que pensé. Desde ahorita ya sé que esa plaza es la construcción arquitectónica que más me va a gustar en Madrid. Es que dentro de esa plaza se vive un espectáculo único, con un ambiente repleto de fervor y adrenalina. La verdad es que no me aguanto las ganas que lleguen abril y mayo para ver y sentir mi primera corrida de toros. ¡Es un evento que siempre he querido vivir y que bueno que mi primera vez será en la plaza más famosa del mundo!

 

English:

These last couple of weeks have been the most disorientating ones in my life, and we did have to come early to be “orientated.”

I still remember my descent into Madrid. It was both unforgettable and overwhelming. First, I got off the plane to be greeted with a very typical airport. I passed immigration without breaking a sweat. All I said was that I was here to study; I picked up my bags and headed out of there. I had traveled with a very large suitcase, a smaller one, and my backpack was full to the brim.

My first challenge was to find where the metro stop was located within the airport. After asking a bunch of locals, none of which were very helpful I finally arrived with an airport security guard who guided me towards the metro. After fighting with the ticket machine I was finally aboard the metro.

Then the staring began. Everyone kept looking at me, because I had so much luggage on the metro. My aunt who travels regularly to Madrid told me that the metro in the city was very safe, a far cry from the one in Mexico City. On the outside I wanted to look as calm and secure as possible, but on the inside I was biting my nails to the nub. Anytime someone stared at me I clenched on to my suitcases with a firmer grip. I didn’t want to get robbed on my first day in Madrid. My fear was grounded in looking at this new world through the darkness, I had no idea where I was standing and even less of an idea of what these people’s intentions were. I was a deer in the headlights. I was at the mercy of the world, in their hands.

That uncertainty and fear is what anyone experiences when they are in a country they don’t know well. However, the organizers at IES know this all too well. During orientation the feeling of uncertainty was the first thing that we went over. We went over culture norms in Spain and how they compare to the U.S. We also had a talk with the American embassy, and I did learn a lot. But, there is no explanation or tips that prepare you for Madrid. Nobody prepares you for the beauty of the small streets, the Palacio Real, Las Ventas, the cathedrals and all other beauty within this city.

It snowed in Madrid for the first time since 2011!

Another thing that they don’t prepare you for during orientation is for the Spanish people. The truth is that the Spanish are the most open and helpful people in Europe, but nowhere near as much as Latinos. I remember that a bunch of American classmates told me that the Spanish were very nice, and this is true from one point of view. But there are always two sides to any story. When I asked my cousin Irwin, he gave me his Mexican point of view. He told me that they were very distant, and that they did help you if you asked, but nothing beyond that. Now that I have spent a bit of time here and I have lived it first hand I will provide my opinion. The Spanish aren’t very good at opening up and taking to new people like Latinos are, but that doesn’t mean they’re snobby; it is just something ingrained within their culture. If you didn’t know, Spain suffered through a Civil War right before WWII. In this war the Nationalist party of Francisco Franco fought alongside Mussolini and Hitler against the communists, anarchists, socialists, and the Soviet Union. It was a very bloody war that lasted almost three years. The final result was that Spain was left with a dictator in charge of the country from 1939 until 1975 when Franco died. The consequences of this dictatorship remain evident till this day in the way people treat each other and in several aspects of Spanish quotidian life. A totalitarian regime like Franco’s affects and evolves any country. People are a reflection of their country and vice-versa. The truth is that people remain shaken and still feel the effects from such a harsh regime. I think this is the event that has most transformed the contemporaries of this wonderful country. In regards to the perception that Latinos have of Spain and its people, whether it be good or bad, we always have to remember that a lot of our customs, mannerisms, and most importantly, our language, derive from Spain. For this reason we are more than connected, whether you like it or not, with Spain.

In an effort to not make this post too long I will leave y’all with an anecdote. When I first arrived to my new home for the next couple of months I had no idea where in the city I was. However, after walking through the streets a few times I realized that my neighborhood was very good and that there were a lot of older people living within it. So then I asked my host mom for recommendations in the area. She told me there were a lot of the things, but what stuck the most with me was that we lived five minutes from Las Ventas. Five minutes from Las Ventas! Five minutes from the most famous bull ring in the world, that, besides that, is one of the most beautiful. It is an architectural feat that combines both Spanish and Muslim influences. I had to see it with my own two eyes, and it was more jaw-dropping than I thought it would be. As of now I know that it is the site that I will most like in Madrid. The thing is that within its walls you live a unique spectacle, engulfed in an excited and adrenaline-filled atmosphere. I cannot wait until April and May so I can see and live my first bull fight. It’s an event that I have always wanted to live and it is awesome that my first time will be in the most famous bull ring in the world!

Leave a Reply